Tomas Béjar Manda

Me regalaron mi primera cámara cuando hice mi primera comunión, una kodak instamatic de cartucho que por cierto todavía guardo con mucho cariño, después en la adolescencia hice mis primeros pinitos en el revelado en blanco y negro, me compre una ampliadora sencilla y con un amigo que tenia una cámara de carrete hacíamos nuestros primeros revelados, me pasaba horas en el aseo encerrado donde tenia improvisado mi pequeño laborartorio fotográfico era una pasada ver como aparecían las imágenes como por arte de magia. Amo la fotografia en todas sus disciplinas aunque la que mas practico a dia de hoy son las marinas y largas exposiciones por ser la que mejor y mas a mano tengo por no disponer del tiempo deseado para explorar otros rincones de la geografia nacional y o mundial.